BLOCKBUSTER NO HA MUERTO

Habitualmente leemos y escuchamos que Blockbuster murió. Qué Netflix acabó con ellos. No es verdad. Hasta ahora aún quedaban 3 tiendas abiertas en todo el mundo. Las dos de Alaska acaban de anunciar su cierre. Con lo que sólo quedará una tienda en el mundo. Está en Oregon.
Bend es una pequeña ciudad de Oregón, rodeada de montañas. Un lugar de veranos a 12 grados. Donde no hay mucho que hacer. Un lugar apartado de todos los lugares. A 12 horas en coche de Los Gatos, California, la sede central de Netflix. Bend es un buen lugar para ir a morir.

Blockbuster Bend. Oregon. Fuente: Redes sociales.

Blockbuster es un anciano en nuestra memoria, pero solo tiene 33 años de vida . Y seguramente muera a los 33 años en Oregón, Bend, un lugar donde no hay muchas cosas que hacer. Hubo un tiempo en el que Blockbuster eran los reyes, allá al principio de los 2.000, cuando tenían más de 9.000 tiendas y 60.000 empleados en todo el mundo. Luego, vino la interminable caída, 15 años cayendo, y ahora solo resiste Bend.
Ahora habrá gente de todos los lugares peregrinando a Bend para hacerse su foto de despedida. Llegarán, sonreirán a la cámara y se marcharán. Nadie alquilará nada. Estamos en otros tiempos. Bend será el último santuario.
Pero en Bend resisten. Siempre hay un lugar en el mundo donde la gente resiste. En Bend pagan 30 dólares al mes por barra libre de pelis en Blockbuster. Y por lo visto aún reciben solicitudes de gente que quiere hacerse socios. En Bend resiste lo que una vez fuimos. En Blend los niños que fueron de los 70 y de los 80 resisten. A Bend llegan extraños y extrañas todos los días, frikis, que tras cientos de kilómetros en coche, se hacen su foto ante el último unicornio del cine y se largan por donde vinieron.

En Bend hay gente para todo, gente que muestra orgullosa los DVD que acaba de alquilar en el último unicornio.


Hoy, hace unas horas, Kelli y Kevin, los gerentes de las 2 últimas tiendas de Blockbuster en Alaska nos dicen adiós.  Se adaptan a los tiempos y eligen Facebook para decirnos que aquello terminó , que “lamentamos cerrar nuestras tiendas ubicadas en la Universidad a partir del 16 de julio”. Y sigue: “Estas son las últimas dos tiendas de blockbuster en Alaska que sobrevivieron y es triste decir adiós a nuestros clientes . Hemos pensado en ti como familia durante los últimos 28 años. Tanto kelli muy como yo (Kevin daymude) hemos estado en esta compañía desde 1991 y tenemos grandes recuerdos a lo largo de nuestra carrera. Gracias por apegarse a nosotros a lo largo de todos estos años. No puedo decirte lo mucho que significa para nosotros. Esperamos verte en nuestras tiendas durante el cierre, incluso si es sólo para decir “hola”. qué gran momento para compartir algunos recuerdos de cine con nosotros.”


Blockbuster Alaska. Fuente: BInside

En los años buenos, Blockbuster tenía 15 tiendas en Alaska. Algunas tiendas en las partes más remotas y menos pobladas. Ahí donde no iba nadie, iba Blockbuster. Blockbuster llevó el cine a millones de personas. Podemos olvidar muchas marcas, pero hay algunas que siempre viajarán con nosotros . Blockbuster ha hecho las cosas mal, muy mal,  no se dio cuenta de que los tiempos cambiaban y no innovó su modelo de negocio. Se miró demasiado a sí mismo mientras afuera pasaban cosas. Blockbuster lo hizo muy mal, pero sucede que fue de los nuestros.

Hay un lugar en el mundo donde  Netflix no ha ganado por goleada sin despeinarse. Blockbuster aún no ha muerto, por mucho que lo digan los titulares. Morirá, pero hasta su muerte siempre podremos ir a hacernos una foto a Bend, Oregón.

Autor: Laureano TURIENZO