DE CÓMO MORIRÁ PARTE DEL SECTOR DE LA MODA

A día de hoy no existe ninguna evidencia científica que asegure que COVID-19 pueda pervivir por mucho tiempo en la ropa. Y desde luego no más que en otras superficies.

De hecho, estudios recientes realizados por Harvard Health, exponen que es más probable que la enfermedad sobreviva en una superficie dura que en una superficie blanda como la tela.

La investigación preliminar ha sugerido que el virus puede sobrevivir más tiempo en superficies más duras como el plástico y el metal, incluso en vidrios.

Sin embargo, si a usted le propusieran que eligiera tocar con sus manos una botella de plástico  o un jersey, la mayoría de la gente se decantaría por la botella.

Las tiendas de ropa se abren mutiladas, con una serie de medidas que van a dejar malherido al sector. Y que no están avaladas por ningún estudio ciéntifico.

Ha habido una ceremonia de la confusión y los consumidores ya han dado por hecho que ir a una tienda de ropa y probarte una prenda sea un acto casi de inmolación. ¿Porque no pueden sentirse seguros, y seguras, al igual que ya se sienten en los supermercados?: obliguen a que la gente que entre en las tiendas de moda se ponga guantes, y que puedan tocar las prendas. Y en el caso de probarse alguna prenda, la realidad es que no hay nada que indique que probarte un jersey sea más peligroso que beber de una botella de plástico. Convendría explicárselo a los consumidores.

Un estudio reciente publicado en el New England Journal of Medicine reveló que el plástico es la superficie en la que el virus permanece viable durante más tiempo, que es de hasta 72 horas. En el cartón solo vive 24 horas. En el textil, está por ver, pero muchos científicos indican que  la probabilidad de contraer el virus de su ropa se considera baja, especialmente porque no hay evidencia de que el virus pueda sobrevivir en la ropa. Muchos argumentan que seguramente el virus viva sólo estás 24 horas, mucho menos que en otras superficies, ya que  hay cierta similitud entre las fibras en el cartón y las que se encuentran en las telas,  en incluso algunos científicos apuestan porque ese plazo sea más breve.

 

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2004973

 

En un estudio sobre el virus del SARS realizado en 2005 ,  los investigadores probaron la vida útil del virus en muestras de papel, así como en una bata de algodón, y concluyeron que el virus podría sobrevivir como máximo  24 horas, y siempre que la concentración del virus fuera enorme.

 

https://academic.oup.com/cid/article/41/7/e67/310340

 

¿Se les ha dado instrucciones a los consumidores de que laven toda su ropa cuando regresan de los supermercados? Sin duda, muchos y muchas lo harán por voluntad propia, y eso está bien, pero sin duda la mayoría no lo hace, y está por ver si eso ha provocado un repunte colosal del coronavirus: miles de millones de personas han ido durante dos meses a sus supermercados, tiendas de barrio, etc, han regresado a sus casas,  y en la inmensa mayoría no han lavado sus ropas ni sus zapatos, y, sin embargo, en casi todos los países del mundo la curva de contagios está decreciendo.

¿Y por qué no nos cortamos, rapamos, el cabello y la barba cada vez que salimos a la calle? No parece sensato, ¿verdad? Pero a día de hoy no sabemos si hay más posibilidades de que te infectes por probarte ropa, que porque alguien haya tosido cerca de ti, y el virús se aloje en tu cabello o barba.

La realidad es que no hay estudios realmente amplios y científicos que demuestren el tiempo real que permanece el virus en las prendas de vestir.  Es totalmente lógico, y comprensible,  que se opten por medidas extremas ante la incertidumbre. Pero no existe medida más eficaz que el que no se abran las tiendas de ropa en el mundo. Es más, que se prohíba la venta de ropa hasta que no lleguen dichos estudios…. Como pueden entender esto es inviable. Debemos aprender, en esta nueva era, a vivir con el virus, como siempre ha sucedido: el ser humano ha convivido siempre con la llegada de virús. Es más, ha convidido siempre con virus.  Se estima que más de 300 millones de personas han muerto a causa de la viruela. Y se cree que apareció en el 10.000 adC. Hoy se estima prácticamente erradicada. El sarampión, convive con nosotros desde hace más de 3000 años, se estima que ha matado a más de 200 millones de personas y todavía no la hemos erradicado. La peste negra mató a 75 millones de personas de la época, siglo XIV, es decir gran parte de la población europea. La mal llamada Gripe Española, se estima (según fuentes) que acabó con la vida de entre el 3% y el 6% de la población mundial en apenas dos años: mató más que 5 años de primera guerra mundial.  Pero no hay que irse tan lejos, en 2018, se infectaron de VIH entre 1,4 millones–2,3 millones. Y murieron casi 800 mil personas en 2018.  Gran parte de ellos y ellas en África.

¿Han visto bloquear los aereopuertos africanos con el resto del mundo? Simplemente, como es lógico, hemos seguido viviendo y conviviendo con el riesgo que es vivir.

Por otra parte, los consumidores están comprando moda por intenet. De hecho la moda online está disparando sus ventas. Y se prevé que 2020 sea un año espectacular en ventas online. Cuando se les pregunta a los analistas, el por qué, todos responden igual a esta pregunta aparentemente obvia: la gente se siente más segura comprando ropa por internet. Desde mi modesto punto de vista, no tiene sentido esa respuesta. Es una antinomia. En el subsconsciente global de los consumidores (por esta falta de información, o por informaciones erróneas), es más seguro ir a un supermercado que a una tienda de ropa. Ya han normalizado ir a los supermercados en esta llamada “nueva realidad”, y salvo excepciones, son muy pocos los que tienen “miedo” a ir  los supermercados. Y la gran mayoría piensa que es más seguro coger una botella de plástico con unos guantes que tocar una prenda con unos guantes. Es más seguro probarte la ropa que te envían desde Amazon que la que te pruebas en el Corte Inglés, porque se supone que la ropa que te llega online la estrenas tú. Y en muchos casos sin duda es así, pero tampoco sabemos en absoluto cómo ha sido manipulada, tocada, hasta que nos ha llegado: tocamos el paquete, lo abrimos, abrimos el plástico que envuelve la prenda, la palpamos, y nos la probamos. Y sin embargo, si nos la probamos en el Corte inglés, entramos en zona de riesgo que es conveniente evitar.

La realidad es que estamos en unos momentos muy complicados y difíciles, andando en muchos casos a ciegas, pero no se puede legislar, o obligar, basándose en suposiciones. Varios cientos de millones de personas viven en el mundo de la industria de la moda, y en concreto  se está tratando al Retail moda casi como si fueran leproserías,  y esto está condenando a la muerte a cientos de miles de tiendas de ropa.

Entiendo perfectamente que ahora lo prioritario es la seguridad y el cuidado de la salud de empleados y clientes, pero debemos ser sensatos, todos y todas, y entender que siendo la salud sin duda lo primero, hay otros factores en juego.

Las tiendas de ropa, sin poder tocar, probar, sin poder entrar en probadores, son literalmente inviables. O el hecho de que tengan que desinfectar todas las prendas que se prueben, e incluso tenerlas en cuarentena un par de días, es algo descomunal. Sin duda es bueno, desde el punto de vista de prevenir la salud de los consumidores: se apuesta por el riesgo casi cero, pero no es viable económicamente. Y no tiene sentido que estas nuevas leproserías tengan que seguir estas condiciones leoninas cuando usted puede ir a las tiendas Apple de Asia y verá cómo los consumidores tocan los  aparatos… Y no llevan guantes . Apple lo que invita a sus clientes a que se apliquen en las manos desinfectantes en los dispensadores que han ubicado en las tiendas. Pero son los propios clientes los que se aplican ese desinfectante como bien entienden. Apple ha implantado un protocolo espectacular para entrar en sus tiendas, y que es realmente interesante, pero no les obliga a sus clientes a ponerse guantes, y como pueden imaginarse eso sí o sí significa que algunos, o muchos, o muchísimos, clientes tocarán los productos. ¿Y realmente han desinfectado correctamente sus manos?

Pero nadie, o casi nadie, se sentirá inseguro en las tiendas Apple, y con toda la razón, ya que como digo, están tomando unas medidas excelentes, que transmiten seguridad. ¿Pero si una tienda de ropa hiciera las mismas, sin excepción, medidas que hace Apple, ustedes creerían que la gente adoptaría el mismo nivel de seguridad? ¿O solo por el hecho de vender ropa en vez de iphone les hace más inseguros ante la psique colectiva?

Fuente: Business Inside

 

La realidad es que estas semanas se abrirán cientos de miles de tiendas de ropa, y la mayoría de los probadores del mundo se cerrarán.

Usted puede subirse a un ascensor donde hace un minuto han entrado extraños. No han cerrado los ascensores del mundo. Usted puede subirse y bajarse de un taxi donde hace unos minutos han entrado extraños. Pero no entre en un probador. Usted puede infectarse por probarse ropa

Miles de millones de personas llevan un par de meses confinados en sus hogares, solo salen para ir a supermercados, donde tocan, palpan, agarran los productos, dudan, los dejan en los estantes, luego llega otro consumidor que palpa, agarra, toca. Usted puede agarrar billetes del cambio de la cajera pero no puede probarse un zapato. Usted recibe cartas en su buzón, las coge, las abre, las lee, pero no debe probarse una camisa

Usted puede correr, pasear, sacar a su mascota, en definitiva cruzarse con cientos y cientos de desconocidos en un mundo donde la distancia social de un metro es pura teoría, pero no puede meterse en un vestuario con su niño para ver cómo le queda la ropa que se prueba.

Usted puede dormir con su pareja, practicar sexo, amarse, odiarse, olerse, acariciarse, pero si va a un restaurante tendrá que comer con un metacrilato entre usted y él o ella

Es la nueva normalidad . Y tú debes seguir las normas. Fin.

Sólo que las reglas de la “nueva normalidad” pueden arruinar a millones de hogares en el mundo. Se están tomando medidas, sin base científicas, convirtiendo en casi leproserías a las tiendas de ropa.  De hecho los grandes perdedores dentro del Retail en esta pandemia, serán los retailers de moda.  La moda siempre ha estado unida a la “compra de impulso o la compra experencial”, y en este escenario es imposible. La gente irá a las tiendas solo a recoger lo que haya comprado por internet, o a comprar algo cuando no tenga más remedio. Ha muerto, o al menos ha entrado en estado narcoléptico hasta nuevo aviso.

Es evidente que hay que extremar las medidas de seguridad,  para proteger  a los clientes y los empleados, y que esto debe ser lo principal ahora para los retailers, pero no se puede discriminar negativamente así a una industria.

Las ventas de prendas de vestir disminuyeron “dramáticamente” en marzo  y abril. ¿Hasta cuándo?  Evidentemente si esta “transacción a la nueva normalidad” dura hasta finales de 2021, como parace que todo apunta, y se mantienen estas restricciones en nombre de una supuesta seguridad, sencillamente sucederá un apocalipsis, esta vez real, de tiendas física de moda en el mundo. Es insostenible.

Y si llega un estudio riguroso donde certifique que la ropa no es en absoluto una de las superficies más proclive a ser contaminada y que el virus pueda pervivir más en ella, ¿se hará campañas institucionales para defender al sector e informar correctamente a las poblaciones? ¿Se flexibilizarán las medidas?

 

 

Laureano Turienzo. Consultor & Asesor empresas retail

2017-2019: 200 conferencias con más de 50.000 asistentes de 15.000 empresa del Retail, y «one to one» con empresas líderes en 32 países.  He asesorado, o han contratado mis servicios, 7 de los 10 principales retailers de Iberoamérica y más de 80 empresas e instituciones en estos 3 años.