NUESTRAS TIENDAS SON NUESTRA LIBERTAD

Hace 80 años Londres era una de las capitales del Retail mundial. El West End de Londres era uno de los lugares más elegantes del mundo. Ahí estaban algunos de los grandes almacenes.
El 7 de septiembre de 1940, empezaron a sonar las sirenas, las luces navajearon el cielo, los bombarderos alemanes ensuciaron la noche y escupieron cientos de bombas. La Luftwaffe bombardeó sistemáticamente Londres durante 56 días seguidos. Winston Churchill, dijo que la resistencia de Londres al Blitz (campaña de bombardeos alemana contra Gran Bretaña en 1940 y 1941), fue definitivo para la supervivencia nacional de Gran Bretaña.
El Palacio de Buckingham, las Cámaras del Parlamento, las Calles de Oxford y Regent, Piccadilly fueron gravemente dañados o destruidos. Muchos grandes almacenes fueron afectados: John Lewis, Selfridges, Bourne & Hollingsworth y Peter Robinson.

Bourne & Hollingsworth, uno de los grandes almacenes de la época, y de los más lujosos , fue alcanzado en la noche del 17 de septiembre por varias bombas explosivas que hicieron un gran agujero en el interior de la tienda y dañaron varios pisos. Pero en la mañana de 18 de septiembre, todo el personal acudió al gran almacén, desplegaron grandes banderas de Union Jack para cubrir los daños de la fachada y abrieron al público.
La noche del 18 de septiembre, muchas bombas alcanzaron el gran almacén John Lewis, en 278 Oxford Street en la esquina con Holles Street. Doscientas personas dormían en el sótano del refugio antiaéreo de la tienda. Ya que los sótanos de los grandes almacenes fueron abiertos a la población. Esa tienda quedóen gran parte destruida.

En los días siguientes, George Orwell escribe que pasó junto a esa tienda aún humeante, y le impactó ver los maniques asesinados, quemados tras los escaparates de la tienda.
Tres semanas más tarde, la parte este de la tienda que no había sido afectada , se reabrió al público.

En octubre de 1940, el gerente general de la tienda señaló en una carta que, si bien “toda la madera y todo lo inflamable se destruyó por completo … podremos tratar de manera regular todos los pedidos por correo postal que nos envíen en Oxford Street”. El personal de nuestros Departamentos de muebles esperará a los clientes en sus propios hogares hasta treinta millas de Londres”.

Una cosa era que te bombardearan y otra cerrar nuestro grandes almacenes. Nuestro hogar fuera de nuestro hogar. Si cerramos nuestras tiendas, es nuestra forma de decir que ha comenzado la derrota. Nuestras tiendas son nuestra libertad.

Las tiendas en Londres, y sobre todo los grandes almacenes, estuvieron abiertos durante los bombardeos de septiembre y octubre. Y cuando eran alcanzados, los equipos de reparación comenzaban inmediatamente las obras de reparación. Algunos de ellos, recogían los artículos, maniquíes, y estanterías que se habían salvado, y las trasladaban a los refugios antiareos de los sótanos donde seguían abiertos al público.

Autor: Laureano Turienzo . Asesor & Consultor empresas Retail