UNA TIENDA ESPECTACULAR

Mañana les hablarán de ello los periódicos. Hoy lo leen ustedes.
Starbucks, esos que juegan en la liga del Retail que sobrevivirá a los cierres masivos, abre en Nueva York, un nuevo santuario del Retail. Hay tiendas, y hay santuarios donde la gente va a ver y ser vista. El lugar correcto para sentir que estás en el lugar correcto.
Starbucks mañana hace trampas de nuevo, y se salta el guión: abre una nueva versión del Starbucks Reserve Roastery, un museo donde se exhibe, sin pudor, un Retail presuntuoso, posterior a nuestros tiempos, culminante.

Haganse un favor, y desalojen de su memoria los Starbucks que visitaron, este edificio de tres pisos es un festin pirotécnico de cafés mayúsculos y epicúreos, cócteles de traje y corbata, cerveza artesanal, cafés derramados desde sifones, mientras en el corazón del templo se cuecen en tiempo real el café.
Hay un nuevo templo al que peregrinar en el Retail, y está en la Novena Avenida, en la calle 15, en el barrio de Chelsea. Y quizá mañana giren sus ojos hacia allá las revistas especializadas. Ojala.
Se trata de un nueva doctrina Starbucks,que perfecciona lo anteriormente abierto.  Y se abre en NY. Pronto vendrán. Tokio y Chicago


Este Starbucks Waltdisneyniano, mide 23.000 pies cuadrados, con cinco bares, pastelerías, cafetería. Asientos de diseño por todos los lados. 10 baños suntuosos. Chimeneas, Menús. Un tostador de café emplazado en la médula espinar del templo, una geografía de tubos industriales en el techo por los que viajan los granos recién tostados a la barra de café. Metal, y también madera, en el techo, esculturas de sirenas…
Aquí los cafés van a partir de $ 4.50, las cervezas a 12 dólares . Pero usted no ha venido aquí a tomarse un café o una cerveza: eso es solo la letra pequeña de su experiencia de compra. . Asientos cerca de las ventanas incluye una chimenea.


Aquí hay bares de experiencias (Starbucks justifica esta “cursilada” argumentando, con razón, que se trata una forma “más lenta” de tomar un café: ver cómo cae el café lentamente desde un sifón, mola. No se trata de tomar un café: para ello tiene ahí afuera millones de bares, cafeterías, restaurantes, esto se trata de una ceremonia. Y las ceremonias hay que pagarlas: por $ 22, un barista preparará dos tipos de café mientras te narra cómo se hace a través del sifón, el origen del café…. Ah, tiene usted delante a un barista no a un camarero. Es importante que lo tenga claro.
Pasteles anonadantes exhibidos en barras como pecados envueltos en papel de regalo, y detrás está Princi, la panaderia italiana más famosa del mundo. Un mini-invernadero con cafés de la granja costarricense de Starbucks. Cócteles de $ 16 (sin alcohol) a $ 23 que casi todos incorporan café.

Conviene entrar despacio. La experiencia puede ser abrumadora. Está usted entrando en un lugar que pronto aparecerá en las guías de viajes, capítulo: “Lugares que usted debe ver si visita La Gran Manzana”.

Autor: Laureano Turienzo
Ver reporte de actividad 2018,pinchando en este linK:  laureano turienzo presentación nov.2017- nov. 2018-converted